Archivo de la etiqueta: pasajes bíblicos que hablen de la ética en el Antiguo Testamento

Ética Cristiana y el Antiguo Testamento: El Hombre Íntegro en la Poesía Hebrea

La integridad es un término que sugiere que la persona que la posee se caracteriza por ser simple, veraz, noble, sincero de corazón y en sus intenciones. 1    Es la virtud de mantener un apoyo o respaldo fiel a un estándar de valores; 2  y en este caso, por supuesto, se refiere al hombre o a la mujer que es fiel en obras y en palabras a los principios divinos.

Características del hombre integro

Con respecto a las características que la componen, podemos encontrar muchas enseñanzas éticas y morales en la poesía hebrea del Antiguo Testamento, y por eso aquí me limitare a mencionar principalmente a las que encontramos en los libros de Job y Salmos. 3

Temor a Jehová

David perdona la vida a Saúl en En-gadiUna de las primeras cosas que menciona el rey Salomón al comienzo de sus Proverbios es que el principio de la sabiduría es el temor a Jehová (Pr. 1:7a), y en realidad en toda la Biblia (incluyendo en la poesía hebrea) vemos que el hombre con integridad espiritual tiene temor a Dios no solo como una forma de “profunda reverencia a Dios”, 4 sino también aun en su forma más literal (Job 31:23). 5

El papel que desempeña la integridad en la vida del creyente es muy importante, y esta se manifiesta aun en las situaciones más complejas de la vida.  El caso de Job es quizás uno de los ejemplos más dramáticos que podamos ver en toda la Biblia; pues aún de las circunstancias más difíciles, y aun cuando su propia esposa lo incita a pecar, con todo esto, Job retiene su integridad y temor a Dios (Job 27:4–5).

No depende en las circunstancias

De este gran hombre de Dios, entonces, podemos aprender algunas cosas acerca de lo que significa también mantener la pureza de su integridad cuando es probado con fuego.  El hombre íntegro no maldice a Dios (Job 2:9,10), al contrario, lo bendice (Sal. 26:12).  Aun cuando podría lamentarse y quejarse cuando sus circunstancias son las más difíciles, el hombre íntegro confía plenamente en Dios (Sal. 25:21;26:1; Job 31:35; Pr.10:9).

Rechaza el pecado 

El hombre moral no va a ser perfecto, pues perfecto solo es Dios, y por consiguiente el hombre íntegro va a pecar también.  Pero cuando lo hace, se arrepiente de sus transgresiones y los confiesa, no los encubre (leer en contexto Job 31:33).  Con todo esto, sus pecados se podrían describir más que nada como accidentales, no intencionales, puesto que generalmente no va a sucumbir a pecados tan grotescos como la idolatría, ya sea en su forma original, que lo relaciona a creencias paganas (Job 31:26), como también en la forma de ídolos espirituales que todavía afectan al hombre, aun en nuestros propios días (Job 31:24-25).  El hombre íntegro por consiguiente va a adorar solo y exclusivamente a Jehová, no a dioses vanos, deleitándose diariamente en su ley y mandamientos (Sal. 1:2).

Mantiene rectitud moral y espiritual  

Con respecto a las relaciones humanas, el hombre con características de rectitud no participa de las obras de los malos; ni se sienta con ellos en las mesas de iniquidad (Sal 1:1; 26:4,5).  No conspira tampoco contra aquellos que son vulnerables social o económicamente; sino que, al contrario, los ayuda, promoviendo así aquel tipo de justicia social que los profetas del Siglo VII tanto trataron de infundir a sus contemporáneos (Sal. 24:4 y 26:10; Job 31:13-21,31,39).

El hombre íntegro se cuida de no pecar aun en su corazón (Job 31:1,9; Sal. 24:4); tampoco miente o levanta calumnias contra su prójimo (Job 31:5; Sal. 15:2), al contrario, siempre habla la verdad (Sal. 15:2), honrando a aquel que teme a Dios y menospreciando al vil (Salmos 15:4).

Resultados de vivir íntegramente

Las contribuciones, consecuencias, y resultados de vivir una vida llena de integridad serán visibles en muchas y diversas formas.  En la tierra, el hombre íntegro morará con seguridad (Deu. 28:1-14), teniendo la confianza que su pie no resbalará (Sal 15:5), y disfrutando así mismo de bendiciones materiales y sobre todo espirituales (Sal 1:3; 24:5).

Aun en tiempos de tribulación, el hombre íntegro esperará pacientemente en el Todopoderoso para su eventual bendición y restauración (Job 42:10-17).  A las finales, el futuro eterno de aquel que teme a Dios resplandecerá aún más, pues por siempre y para siempre él disfrutará de la presencia de Dios y morará en el santo reino de su Creador (Sal. 15 y 25).

Conclusión

Entonces vemos que el hombre íntegro, de acuerdo a la poesía hebrea, se caracteriza por tener una profunda reverencia a Dios, manteniéndose fiel a sus principios aun en las circunstancias más difíciles.  La persona con principios va a exhibir una rectitud moral y espiritual en su trato para con el prójimo, cuidándose de no pecar aun con sus ojos o con su corazón.  Por consecuencia, el hombre íntegro habitara confiadamente en esta vida, y en la postrera, gozara de la presencia del Señor eternamente.

.CC

Si desea citar este artículo (Chicago/Turabian):

Carlos Chapa, "Ética Cristiana y el Antiguo Testamento: El Hombre Íntegro en la Poesía Hebrea," Cristianismo.CC. Visitado el 19 noviembre, 2017, http://cristianismo.cc/mensajes-cristianos/etica-cristiana-el-hombre-integro-poesia-hebrea/.

Notas:

  1. Bible Study Tools: International Standard Bible Encyclopedia. “Integrity”.  Visitado el 25 de junio del 2016. http://www.biblestudytools.com/dictionary/integrity/.
  2. Chad Brand, Charles Draper, et al., eds., “Integrity,” Holman Illustrated Bible Dictionary (Nashville, TN: Holman Bible Publishers, 2003), 827.
  3. Este artículo está basado en un proyecto que el profesor Goff, del Southwestern Baptist Theological Seminary, nos dejó en su clase de ética, pero para este website, añadí información adicional al ensayo original.  Las directrices para esta asignación fueron las siguientes: “La literatura de Poesía del A. T. contiene mucho sobre la sabiduría, la cual es la filosofía de vida para los antiguos seguidores de Dios. Uno de los términos más usados es la idea de la integridad. Analice los Salmos 1, 15, 24, y especialmente cap. 26; Job 2 y 3; y todo de Job 31 (es la mejor ilustración de la integridad en el A. T.); Prov. 10: 9; 19: 1; y 20: 7.  Ahora escriba una reflexión breve de hasta de una página sobre el papel de la integridad en la vida del creyente. ¿Cuáles son las características que la componen y cómo contribuye la integridad a la buena marcha de la vida del seguidor de Dios?”
  4. Goff, William ‘La Biblia y Los Asuntos Éticos’. Presentación en video, Unidad 4, Fort Worth, TX, junio 20, 2016.
  5. Ver también: “Alguien que teme a Dios tiene temor de desilusionarlo, pero el temor a Dios produce gozo y plenitud en la persona que lo posee.  En Job:24-14, ‘temed al Señor’ se usa como análogo de servirle ‘con integridad y en verdad’.  En este temor hay un elemento de responsabilidad humana; ‘escogeos hoy a quien sirváis’ (24:15).  Dios no fuerza la fe a quienes no quieren tenerla.” Chad Brand, Charles Draper, et al., eds., “Fe, fiel: terminología hebrea.” Diccionario Bíblico Ilustrado Holman Revisado y Aumentado (Nashville, TN: B&H Español, 2014), 606.